Un Community Manager no puede ser un becario

Un Community Manager es un profesional responsable de construir, gestionar, y realizar funciones de moderador de comunidades de usuarios alrededor de una marca en Internet. Esta profesión está adquiriendo importancia dentro de las empresas que descubren que las conversaciones sociales online son cada vez más relevantes, por lo que deben focalizarse su comunicación externa e interna en la Red, y necesitan un profesional que conozca este medio para ello.

La función principal de esta nueva figura es comunicar la marca, establecer relaciones de confianza con los miembros de la comunidad, buscar líderes de opinión, gestionar los contenidos e interrelacionarse con los «usuarios o clientes» y, fundamentalmente, recoger feedback para generar reportes que faciliten la gestión de la marca a la empresa.

Pero todavía hay algunas ideas confusas con respecto a este perfil: el community manager no es un becario contratado para que nos rellene de contenido el blog de la empresa. Tampoco es un webmaster que sabe sobre diseño y desarrollo de páginas web. Es, o debe ser, un puesto transversal en la empresa. De tal forma quedaría integrado en el área de comunicación o en el área de marketing, ya que combina actividades relacionadas con ambos campos. El puesto viene a refundir las acciones que hasta ahora eran responsabilidad de un jefe de producto o un técnico de marketing, con las relaciones públicas.

Los profesionales con conocimientos sobre comunicación, gestión de contenido y herramientas sociales tienen oportunidades dentro de la empresas que aún no comprenden cómo integrarse a las nuevas formas de comunicación a través de Internet. El community manager es un perfil que puede aportar a las empresas nuevas alternativas de comunicación y retroalimentación de los productos, servicios y marca.

Es un profesional con conocimientos sobre estrategias de comunicación online para llegar a la comunidad de manera efectiva. No solo se requiere ser un geek, o aficionado a la tecnología y la informática, siempre conectado todo el tiempo a las redes sociales. En realidad es una profesión emergente que requiere de aptitudes específicas para desarrollar todo su potencial.

¿Y tu ya has preguntado para que FireLion Administrative Solutions te proporcione a tu Community Manager?

7 Errores comunes en la usabilidad Web

A pesar de la importancia de ofrecer una buena usabilidad para conseguir más ventas, la realidad es que muchos pequeños comercios on line descuidan este aspecto. En las pymes y micropymes, el desarrollo web suele estar externalizado y estos errores suelen estar basados en dos opciones principales:

a) La pyme se fijo en el precio

b) Se prioriza en muchos casos diseños gráficos atractivos frente a diseños que faciliten la accesibilidad y la usabilidad de la Web

Sea cual sea, cualquiera de estas dos opciones va culpada a un solo vertiente y es que no reciben el asesoramiento adecuado por parte de la empresa que han contratado.

Nuestros asistentes virtuales expertos en diseño web y marketing online, tienen un objetivo primordial que es el aportar asesoramiento a nuestros clientes de la usabilidad web y la mejor forma de comunicar visualmente sus servicios para terminar siendo una venta efectiva.

Es por eso que FireLion Administrative Solutions os recomiendan que tengais en cuenta los siguientes puntos a la hora de contratar servicios de diseño web para mejorar la usabilidad.

1. No molestar al usuario por lo que la página ha de estar organizada para que el potencial cliente no pierda el tiempo, pedir los datos imprescindibles en el registro para realizar la compra, colocar los elementos importantes en forma de Z porque nadie se lee toda la página.

2. Evitar el bonito pero inútil porque a veces se dedica tanto esfuerzo en diseñar páginas atractivas, que se descuida el objetivo del negocio que es vender. Para ello utilizar páginas cortas con la información suficiente sobre el producto, no utilizar elementos con movimientos y colores llamativos que puedan desviar la atención del usuario hacia zonas de la página que no interesan y, el botón de acción siempre deber ser el más visible.

3. Evita estructuras complicadas, muchos clics y la escasa ayuda en el proceso de compra.

4. Colocar catálogos incompletos con pocas fotos, poca información o que se encuentren a la hora de comprar sin stock cuando ya han cumplimentado casi todo el proceso de compra.

5. Reflejar poca trasparencia en la forma de pago, garantías poco visibles y procesos lentos en el sistema de pago.

6. Formularios exigentes y gestión de errores por lo que se ha de evitar formatos inflexibles, mala gestión en la comunicación de errores a la hora de cumplimentar el formulario o colocar como campo obligatorio el segundo apellido pudiendo perder ventas en el ambito internacional.

7. No actualizarse porque aunque se haya conseguido un buen grado de usabilidad, hay que testear continuamente la página para mejorarla. Para esto lo más sencillo puede ser pedir a los usuarios que rellenen un cuestionario on line o contratar agencias especializadas como la nuestra que ofrecen servicios como estudios en los que analizan el movimiento de los ojos del usuario o las zonas por las que pasa el ratón.