Mi Tesoro: “El poder del Networking”

Como emprendedora que soy, desde que funde FireLion Administrative Solutions en el 2009 me quedaron dos conceptos claros ante las primeras bofetadas comerciales.

1. Tenemos que vender algo que aporta una diferencia con respecto a nuestros competidores, porque sino ¿qué hacemos metidos en este juego?

2. Se ha de ser consciente de que tenemos que salir fuera y extender todo lo que podamos el nombre de nuestra empresa porque si nos quedamos esperando a que vengan por si solos moriremos de una lenta agonía. A eso se le llama Marketing.

Y para ese juego del Marketing, he aquí una de las dos cosas que, si se tiene funcionando, nos van a permitir tener mejores resultados que el 90% de competidores.

La libreta de contactos. Si mi empresa arde y sólo puedo salvar una cosa, va a ser la agenda. Con ella puedo reconstruir algo nuevo en la mitad de tiempo.

Cuando empecé a ser emprendedora se me metió en la cabeza conseguir clientes por mi misma desde cero, sin recurrir a contactos de mi época de trabajo dependiente y probando mi habilidad para buscar, atraer y convencer a desconocidos de que me compraran los servicios.

Bien pues sufrí una cierta enajenación mental que me poseyó, pero incluso veía esa decisión como algo digno de mérito, cuando en realidad puntúa entre las cosas más tontas que he hecho en mi vida. A fin de cuentas fue un aprendizaje, pero eso no reduce la estupidez del hecho.

 A díario informando a clientes sobre posibles eventos Networking donde pueden asistir para crear nuevas relaciones, recibo una contestación parecida a “No dispongo de tiempo” o “No estoy para perder tiempo”. ¿Que hacer cuando uno mismo opta por esta postura?

Primero de todo concienciarse de que el relacionarse en esta clase de eventos, no es una perdida de tiempo y que se ha de considerar como parte de nuestra jornada laboral.

Hacer contactos cada día, aumenta nuestra agenda, extender el círculo social y conocer gente a la que ayudar y que nos ayude es lo más rentable en marketing.

Esto no tiene nada que ver con entrar en el juego de los favoritismos ni nada por el estilo (aunque es obvio que existe, esto es el mundo real), pero pensemos en esto, si tienes que hacer una reforma en tu casa ¿confiarías en un amigo que sabes que es serio y trabaja bien o preferirías arriesgarte con alguien desconocido? ¿Aceptarías la recomendación sincera de un conocido a quien confías o prefieres la lotería del desconocido?

La respuesta es obvia, el mundo funciona así y no tiene nada que ver con injusticia ni “enchufes”

De eso se trata, las relaciones sociales mueven el engranaje de conseguir clientes, por eso los beneficios suelen ser proporcionales al grosor de la libreta de contactos.

Es por ello, que una vez pasada esa enajenación mental transitoría, decidí trabajar seríamente el engrosar mi agenda de contactos todos los días convirtiendome en una verdadera maestra del Networking.

Además no solo desarrolle esa faceta personalmente, sino que incurri que cada uno de mis trabajadores y colaboradores realizará dicha tarea como parte de sus funciones, por muy simple que fuera su área de trabajo dentro de la empresa. El valor de mis trabajadores no paso unicamente a ser un valor humano en cuestión de habilidades y conocimientos, sino que tambien en el grosor de sus agendas.

¿Pero que hacer cuando nuestro negocio absorve nuestra presencia en un área demasiado importante, como para poder dedicar tiempo en aumentar nuestra agenda? Si no estás trabajando en construir la mejor agenda de contactos posible, empieza por favor, ya cometí ese error imperdonable para que tú no tengas que hacerlo.

He aquí pues alguna de las soluciones que, por mi error cometido en el pasado, he procurado no realice ninguno de mis clientes ofreciendoles un Relaciones Publicas que asista por ellos y actue en nombre de su empresa o, entrenar a su personal para que realicen un buen Networking (ese punto ya lo trataremos en algún futuro post).

Analiza si verdaderamente esas funciones requieren de tu esfuerzo personal, o te estás desviando de otros objetivos por ofuscarte a no delegar.

Amplia todo lo que puedas tu agenda, circulo social, la gente que te conoce, cuídala y establece relaciones personales genuinas antes de necesitar a alguien o sus favores.

En serio, el mayor predictor del éxito de tu empresa y de tu Marketing va a ser el tamaño de tu círculo de contactos.

En resumidas cuentas los contactos son “mi tesoro”.

Anuncios