UNA EXPERIENCIA RELIGIOSA

Cada vez que un posible cliente nos solicita información por los servicios que ofrecemos en FireLion Administrative Solutions, es más frecuente que lo hagan porque han sufrido una mala experiencia externalizando alguna tarea de su día a día.

Cuando un cliente contrata un Asistente Virtual Certificado, debería encontrarse bajo una verdadera experiencia religiosa en la calidad, y prestación de ese servicio despreocupándose totalmente por ello. Es por ello, que paga una calidad de servicio bajo un profesional que se ha formado expresamente para realizar una excelencia profesional.

Desgraciadamente, es cada vez más frecuente un fuerte intrusismo profesional que simplemente por tener una conexión a Internet y un ordenador, se denominan «Asistentes Virtuales». Desconociendo totalmente la metodología, que se ha de realizar para poder ofrecer una excelencia profesional al servicio que han contratado, o simplemente indican están formados por haber asistido a un seminario de 2 horas.

Es por ello, que desgraciadamente nos estamos encontrando clientes que han pagado su entrada para recibir una experiencia religiosa y se han encontrado algo por el estilo…..

Una desastrosa mala interpretación de lo que significa realmente. Por triste que parezca, esta tesitura nos ha obligado a toda Asistente Virtual cualificada el ponernos la coletilla de «Certificada», para que no nos terminen englobando dentro de un saco al que no pertenece en absoluto nuestra calidad profesional. Porque, por mucho que la letra sea la misma, el resultado del producto no es el mismo, ¿verdad?

Si estás pensando que por una mala experiencia, este tipo de servicio mejor no contratarlo. Yo desde este blog, te invito a que puedas pagar la entrada y disfrutar de algo como esto…..

¿Quieres compartir con nosotros alguna mala experiencia? ¿Como conseguiste contactar con el verdadero profesional que te soluciono tu problema?

DELEGAR, UNA ASIGNATURA PENDIENTE PARA MUCHOS EMPRESARIOS Y DIRECTIVOS

En nuestro trabajo como Asistentes Virtuales y Personal Asistant, vemos a diario la dificultad que sufren muchos empresarios y directivos para delegar muchas de sus tareas asignadas en su «to do list».

La exigencia y el compromiso con el proyecto conducen a muchos profesionales el asumir mayores áreas de desarrollo y responsabilidad hasta el punto de llegar al propio colapso. Si perdemos nuestro propio eje, lo perdemos todos puesto que el ser reacio a delegar no solo puede llegar a afectar nuestra vida profesional sino también la personal.

Por desconexión, desconocimiento u otros motivos desaparece la referencia de aquello que es importante y en aquel momento es verdaderamente urgente. Después cuando deseamos ir hacia el otro extremo y, como si de un péndulo se tratara, necesitamos un cambio radical porque ya estamos saturados interiormente, y eso nos cuesta.

No es preciso llegar a ese límite para ver las cosas claras e intentar equilibrar nuestra vida. Si te identificas en este camino puedes contratar un asistente virtual o una personal asistant para darte soporte y ver con claridad, revisar tu agenda, o pararte un momento a pensar cuáles son tus valores y como están o no reflejándose en tu vida, abrir un espacio al deporte, vida social y centrarte en las áreas de tu proyecto verdaderamente importantes que solo tú puedes desarrollar delegando el resto en alguien de plena confianza y con la preparación suficiente para realizarlo.

Sea cual sea, si detectas que alguna cosa que no funciona, actúa. No le des vueltas. El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es optativo.

Un Community Manager no puede ser un becario

Un Community Manager es un profesional responsable de construir, gestionar, y realizar funciones de moderador de comunidades de usuarios alrededor de una marca en Internet. Esta profesión está adquiriendo importancia dentro de las empresas que descubren que las conversaciones sociales online son cada vez más relevantes, por lo que deben focalizarse su comunicación externa e interna en la Red, y necesitan un profesional que conozca este medio para ello.

La función principal de esta nueva figura es comunicar la marca, establecer relaciones de confianza con los miembros de la comunidad, buscar líderes de opinión, gestionar los contenidos e interrelacionarse con los «usuarios o clientes» y, fundamentalmente, recoger feedback para generar reportes que faciliten la gestión de la marca a la empresa.

Pero todavía hay algunas ideas confusas con respecto a este perfil: el community manager no es un becario contratado para que nos rellene de contenido el blog de la empresa. Tampoco es un webmaster que sabe sobre diseño y desarrollo de páginas web. Es, o debe ser, un puesto transversal en la empresa. De tal forma quedaría integrado en el área de comunicación o en el área de marketing, ya que combina actividades relacionadas con ambos campos. El puesto viene a refundir las acciones que hasta ahora eran responsabilidad de un jefe de producto o un técnico de marketing, con las relaciones públicas.

Los profesionales con conocimientos sobre comunicación, gestión de contenido y herramientas sociales tienen oportunidades dentro de la empresas que aún no comprenden cómo integrarse a las nuevas formas de comunicación a través de Internet. El community manager es un perfil que puede aportar a las empresas nuevas alternativas de comunicación y retroalimentación de los productos, servicios y marca.

Es un profesional con conocimientos sobre estrategias de comunicación online para llegar a la comunidad de manera efectiva. No solo se requiere ser un geek, o aficionado a la tecnología y la informática, siempre conectado todo el tiempo a las redes sociales. En realidad es una profesión emergente que requiere de aptitudes específicas para desarrollar todo su potencial.

¿Y tu ya has preguntado para que FireLion Administrative Solutions te proporcione a tu Community Manager?

La puntualidad contribuye a que un profesional sea excelente

  

Aparentemente la puntualidad es un valor minúsculo, casi nunca se describe entre los valores empresariales y, a pesar de eso, es una de esas virtudes que contribuyen a la excelencia de un profesional y a generar confianza.  

El tiempo es un bien escaso en nuestra sociedad. Abundan los bancos de ahorro de tiempo y gestores de tiempo personal. La aceleración en los procesos se premian y si esta aceleración va acompañada de calidad de servicios o de productos, el resultado es excelente.  

Las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información han hecho más agiles determinados procesos, pero a pesar de todo, la puntualidad en el trato con el cliente es un valor nada relevante. Es un indicio de respeto hacia el otro, una muestra de seriosidad y de interés y es el primer escalón en la generación de confianza.  

Evidentemente que la puntualidad no es aún la competencia, porque la competencia se pone de manifiesto en la eficacia de los resultados y la solidez del producto, pero es una excelente presentación y un buen augurio.  

Para poder ayudar a gestionar el tiempo de una forma eficiente, llegar puntualmente, conseguir eficacia en los resultados y dar soporte a la solidez de un producto ya no es un inconveniente añadido para el pequeño autónomo (profesional independiente) o empresario individual puesto que cada vez es más frecuente el contar con el soporte de un asistente virtual también conocido como secretaria virtual, la cual cuenta con una alta formación para ser no únicamente un socio empresarial sino también en tecnológico.